Un debate poco democrático y un problema de egos


Nos levantamos hoy con esta espectacular portada de ‘La Vanguardia’ en la que el rotativo catalán exhibe, no sin orgullo y haciéndose los ofendidos, la fotografía del ‘no debate’ de ayer por la noche en 8TV. Ha sido la comidilla periodística de la campaña, uno de esos temas que sólo interesan a aquellos que diseccionamos las campañas electorales hasta el último pedazo. Al gran público poco le importa: los que quisieron debate ya tuvieron más que de sobras el viernes pasado en TV3 (una televisión pública). Y sin triquiñuelas añadidas. Finalmente, el periódico de Godó ha conseguido, por hache o por be, aquello que quería situar en su primera página: una fotografía de los cuatro candidatos sin la actual ministra de Defensa y candidata más votada en las últimas elecciones, Carme Chacón. Y digo esto porque todo el mundo en la cadena del Conde sabía que este debate a 5 nunca iba a celebrarse. Cierto es que se sabía la fecha desde hace mes y medio, como dice el periódico, pero no es menos cierto que desde el primer momento se atribuyeron problemas de agenda para no realizarse. Entre ellos, compromisos ya pactados con cadenas públicas que no era posible cancelar. Y se ofreció siempre la figura del número 2 por Barcelona, Daniel Fernández, para que asistiera en representación del partido. Pero eso no importa para aquellos que saben lo que quieren conseguir. Sigue leyendo

De vencedores, vencidos y estrellados

herrera.jpg

No se podía esperar otra cosa. Con debates montados sólo entre dos candidatos y obviando a las minorías, los resultados de estas elecciones generales son los que cabía esperar: una fuerte bipolarización en la que los partidos mayoritarios han subido escaños, más de lo que creían algunos, y todos los demás se han quedado igual o han perdido de forma acentuada su representación.

Zapatero es presidente, es cierto. Pero menos de lo que él habia llegado a soñar. Su victoria en el segundo debate hacía que se creyera más fuerte, más seguro de sus posibilidades. Ya no se veía el oasis de la mayoría absoluta tan lejano. Pero lo cierto es que el PP ha resisitido muy dignamente, mucho más de lo que algunos esperábamos. Aunque todo esto no sirva para otra cosa que para perpetuar a los Zaplana, Acebes, Aguirre, que harán peder cuatro años más al partido y que dejan huérfano de un partido nacional al votante de centro derecha. Pero esta es harina de otro costal.

Saliendo de la bipolarización, sólo CiU puede salir satisfecho del resultado electoral. Un vuelco de última hora en el escrutinio les ha hecho ser la única fuerza lejos de PP y PSOE que ha mejorado sus resultados. Los once escaños son una excelente renta para poder llegar a formar gobierno con los socialistas y negociar con algo de fuerza. La táctica de carca-moderno de Duran le ha dado resultado. Pero más allá de los convergentes se extiende un desierto que llega hasta donde alcanza la vista. IU ha confirmado que su decadencia es absoluta y su proyecto obsoleto, mientras que otros con cierta volada en esta pasada legislatura, como ERC, dejan de ser fuerza relevante en el Congreso para pasar a ser una ínfima parte del Grupo Mixto en la cámara.

Pero la nota curiosa, a la vez que cómica y triste, se ha protagonizado en la céntrica sede de IC-Verds en Barcelona: mientras Joan Herrera estaba pronunciando un discurso felicitándose por haber conseguido repetir en Cataluña los dos diputados de la pasada legislatura (antes de que se hubiera procedido al escrutinio total de los votos), se sabía que perdía su segundo escaño y que Núria Buenaventura no iría a Madrid. Herrera ya estaba diciendo que si tenía mucho mérito no perder escaños, que si estaban muy satisfechos y que si habían logrado resistir la bipolarización… Y es que las prisas son malas consejeras, y en política más. Para más inri ese escaño caía del lado de su eterno antagonista PP.

Más allá de todas estas conclusiones, lo más sorprendente de todo es observar en el número total de votos recogidos, como un partido llamado PHache (creado por el programa de Cuatro de Eva Hache) no ha conseguido ni un sólo apoyo. Ni tan sólo aquellos que llevaban en sus listas se han votado a sí mismos. ¿Habrán hecho voto útil? Eso sí que es estrategia. This is Spain.

Información adicional:

– La prensa conservadora opina sobre el futuro de Rajoy (El País)

– Las fuerzas nacionalistas obtienen su menor cuenta de la democracia (El Mundo)