De vencedores, vencidos y estrellados

herrera.jpg

No se podía esperar otra cosa. Con debates montados sólo entre dos candidatos y obviando a las minorías, los resultados de estas elecciones generales son los que cabía esperar: una fuerte bipolarización en la que los partidos mayoritarios han subido escaños, más de lo que creían algunos, y todos los demás se han quedado igual o han perdido de forma acentuada su representación.

Zapatero es presidente, es cierto. Pero menos de lo que él habia llegado a soñar. Su victoria en el segundo debate hacía que se creyera más fuerte, más seguro de sus posibilidades. Ya no se veía el oasis de la mayoría absoluta tan lejano. Pero lo cierto es que el PP ha resisitido muy dignamente, mucho más de lo que algunos esperábamos. Aunque todo esto no sirva para otra cosa que para perpetuar a los Zaplana, Acebes, Aguirre, que harán peder cuatro años más al partido y que dejan huérfano de un partido nacional al votante de centro derecha. Pero esta es harina de otro costal.

Saliendo de la bipolarización, sólo CiU puede salir satisfecho del resultado electoral. Un vuelco de última hora en el escrutinio les ha hecho ser la única fuerza lejos de PP y PSOE que ha mejorado sus resultados. Los once escaños son una excelente renta para poder llegar a formar gobierno con los socialistas y negociar con algo de fuerza. La táctica de carca-moderno de Duran le ha dado resultado. Pero más allá de los convergentes se extiende un desierto que llega hasta donde alcanza la vista. IU ha confirmado que su decadencia es absoluta y su proyecto obsoleto, mientras que otros con cierta volada en esta pasada legislatura, como ERC, dejan de ser fuerza relevante en el Congreso para pasar a ser una ínfima parte del Grupo Mixto en la cámara.

Pero la nota curiosa, a la vez que cómica y triste, se ha protagonizado en la céntrica sede de IC-Verds en Barcelona: mientras Joan Herrera estaba pronunciando un discurso felicitándose por haber conseguido repetir en Cataluña los dos diputados de la pasada legislatura (antes de que se hubiera procedido al escrutinio total de los votos), se sabía que perdía su segundo escaño y que Núria Buenaventura no iría a Madrid. Herrera ya estaba diciendo que si tenía mucho mérito no perder escaños, que si estaban muy satisfechos y que si habían logrado resistir la bipolarización… Y es que las prisas son malas consejeras, y en política más. Para más inri ese escaño caía del lado de su eterno antagonista PP.

Más allá de todas estas conclusiones, lo más sorprendente de todo es observar en el número total de votos recogidos, como un partido llamado PHache (creado por el programa de Cuatro de Eva Hache) no ha conseguido ni un sólo apoyo. Ni tan sólo aquellos que llevaban en sus listas se han votado a sí mismos. ¿Habrán hecho voto útil? Eso sí que es estrategia. This is Spain.

Información adicional:

– La prensa conservadora opina sobre el futuro de Rajoy (El País)

– Las fuerzas nacionalistas obtienen su menor cuenta de la democracia (El Mundo)

Zapatero vende su alma al diablo…

zp.jpg

Esperada era la sesión plenaria de ayer en el Congreso de los Diputados. En ella, se debía decidir si se desaprobaba la gestión de la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez. Su incapacidad manifiesta al frente de ésta cartera hacia preveer que la cámara parlamentaria apoyaría su destitución. Los votos de PP, ERC, CiU y IU así lo confirmaban antes de la votación. Y se contaba también, aunque no lo hubieran anunciado, con las aportaciones de los otros dos partidos independentistas representados en Madrid: PNV y BNG. Pero no fue así.

Una reunión de Zapatero con el nacionalista gallego Anxo Quintana impidió la destitución de la ministra. El jefe del ejecutivo español concedió al presidente de la Xunta una serie de transferencias para su comunidad (transferencias, por otra parte, muy ridículas comparadas con las que están consiguiendo comunidades como Catalunya) a cambio de proteger a Álvarez. Y así fue. Quintana se vende a sí mismo como triunfador de la negociación, y la ministra sigue con su postura de diosa griega, ninguneando a cuantos le da la gana. Pero ¿y ZP?¿Dónde queda el presidente?

Una vez más Zapatero se ha visto acorralado por su incapacidad de pactar un Gobierno cuando ganó las elecciones. El jefe del ejecutivo ha ido haciendo pactos puntuales que no han hecho más que dejar de manifiesto su poca firmeza y estrategia. Ha ido cediendo poco a poco en temas más o menos importantes que han hecho caer su imagen en picado, y además en el peor momento.

El problema de ZP es que es amigo de todos… y enemigo también de todos. CiU, ERC, PNV… Todos le quieren paa negociar, pero no se fían un pelo de sus movimientos. Y esto le puede pasar factura de cara a las elecciones de marzo. Ha desmotivado a su electorado, se ha desgastado en el poder demasiado rápido (fruto de no pactar al principio como debería haber hecho) y puede que si el elctorado socialista se queda en casa en lugar de ir a votar (y no como pasó en las anteriores elecciones) podría perder incluso la Moncloa. Todo por no haber sabido cuidar sus alianzas, tan importantes en política. Todo por hacer un pacto con el diablo. O unos cuantos.

Una dictadura ¿encubierta?

putin.jpg

Finalmente los peores presagios se han cumplido y Vladimir Putin se va a presentar a las próximas elecciones en Rusia. La única diferencia es que, al haber cumplido ya dos mandatos, no se puede presentar a presidente, y lo hará en la Cámara Baja: como primer minisitro. Así, sin perder un ápice de su poder, dentro de cuatro años podrá volver a su cargo y seguir ejerciendo su poder despótico sobre uno de los países más poderosos del planeta.

Hay datos que saltan a la vista: según las encuestas, el partido de Putin, Rusia Unida (el nombre lo dice todo) es el gran favorito para llevarse las elecciones, con un 50% de intención de voto. Esto, después de gestionar de manera casi nazi casos como el secuestro del teatro de Moscú por parte de terroristas chechenos, la masacre infanticida de Beslán o el oscurísimo caso del asesinato del espía ruso Litivenko (fiero opositor al presidente Putin).

La gente se preguntará como es posible que este señor siga gozando de popularidad en su país. Pues es muy fácil: el Kremlin controla absolutamente todos los medios de comunicación, como si de una dictadura se tratara, y a partir de ahí controla la opinión pública. Todos aquellos que se oponen a Putin son vistos como terroristas o antinacionalistas.

Como muestra, un botón: como ya sabrán Gary Kasparov, famosísimo ex campeón del mundo de ajedrez, se presenta en estas próximas elecciones como rival del partido del presidente. Pues bien, ayer cuando los miembros de su partido fueron a presentar las actas para presentarse a los comicios, fueron detenidos por “participar en una manifestación no autorizada”. Con esto y un poco de propaganda, la gente se termina creyendo lo que el presidente quiere: cuales son los ‘buenos’ y cuales los ‘malos’. Y luego dicen que las dictaduras son cosa de África. Que Occidente está demasiado evolucionado para que sucedan estas cosas…