Mi odisea con Midas y Fiatc

Hoy no vengo a hablaros de política, de deporte o de periodismo, temas recurrentes en este blog. Hoy os hablaré de un caso real que me ha ocurrido en primera persona y que, si no cambia mucho la cosa, acabará en una demanda contra Midas en los tribunales.

Los hechos son los siguientes: el día 1 de octubre llevé mi Citroën C2 a pasar la revisión rutinaria: revisión de filtros, aceite… Que todo estuviera bien. Y vaya si lo estaba que el propio propietario del taller Midas de República Argentina (en Barcelona), Isaac, me dijo “este coche está de puta madre” (literal). No podía ser de otra forma: era de 2004 sí, pero siempre había pasado las revisiones puntualmente (en Midas), llevaba  solo 40.000 Km. y había dormido siempre en garaje. Que el coche estaba nuevo, vaya. Aboné los 178€ de mi factura y me fuí contento con mi coche, seguro de que estaba como una roca.

La catástofre llegó a los pocos días (5 para ser más concreto). Hasta ese día, el coche solo había recorrido el trayecto del taller al parking (poco más de 1 Km.) y algún trayecto corto. Nada más. Ese domingo, yendo por la Ronda de Dalt, el coche de repente empieza a hacer un ruido rarísimo y de repente se para en medio de la calzada al mismo tiempo que saca una nube de humo blanco por el capó y aceite por el tubo de escape. Asustados, dentro de un túnel de la Ronda barcelonesa, esperamos a que vinieran las asistencias. Era todo rarísimo: no hacía ni cinco días que se había revisado pero el motor había dicho basta. El primer diagnóstico fue que el turbo se había estropeado y había rebentado el motor. Pero no me lo creí, me extrañaba que eso pudiera pasar, y le pedí a la compañía que me lo peritara. Cuál fue mi sorpresa al ver que cuando el perito le midió el aceite al motor muerto de mi C2, encontró que el nivel era dos veces superior al máximo permitido. Es decir, o pusieron el aceite nuevo sin quitar el viejo o bien pusieron dos veces el nuevo.

Aquí empezó verdaderamente mi odisea de peritajes, coche arriba y abajo pagando grúas y discusiones con el dueño del taller. Al hablar con él, con su mecánico delante, él no me negaba lo que yo había visto con mis propios ojos (que se habían equivocado con el aceite), pero le parecía raro. Un peritaje más exhaustivo en el Taller Citroën de Badal reveló que así había sido, había habido error humano. Durante tres meses, el perito de la compañía que tiene el seguro con ese taller Midas, Fiatc, demoró al máximo la exploración del coche. Primero decían que no querían verlo, luego ponían pegas alperitaje inicial, y al final, después de 3 meses de discusiones en las que en muchas ocasiones tenía que llamar yo a las dos partes (perito y taller) para que se pusieran de acuerdo, parecía que se habían entendido. Nada más lejos de la realidad: en el último momento el perito de Fiatc intervino para pedir la pérdida total del vehículo. Para los que no entendáis de estos términos, Fiatc dice que el coche no valía la reparación de casi 4.000 euros que se había presupuestado desde el taller oficial de la marca y ofrecían menos de 2.000 euros. Por tanto, están aceptando que la culpa es de su representado pero se niegan a aceptar que un coche de 40.000 km. tenga arreglo.

Ahora os escribo poco después de haber hablado con mi aseguradora, Axa, que realmente ha hecho un buen trabajo y a los que no tengo nada que repreochar. Parece que el siguiente paso a ejercer será presentar una demanda judicial que quién sabe cuándo será resuelta. Mientras tanto, el que se encuentra sin coche soy yo, con todos los problemas que eso me conlleva. Realmente nunca tuve ganas de ir contra Midas, desde el primer momento Isaac (el que os he dicho que era dueño del taller) me dijo que si había sido error suyo ellos pagarían, que para algo estaba el seguro. Además, siempre había tenido un trato muy cordial y amable con ellos. Pero a las marcas las conoces no cuando las cosas bien, sinó cuando van mal. Y ahora que yo tengo un problema grave, pues Citroën me dice que no puede tener más tiempo el coche desmontado en su taller, seré yo quién corra con todos los gastos de montaje de un coche sin motor y llevarlo a un sitio donde no moleste mientras se espera el juicio. Una situación rocambolesca que pone de manifiesto la desprotección que tiene el usuario en este tipo de casos.

Una vez expuesto el caso, solo os puedo recomendar que no llevéis más el coche a este taller, y seguramente a ningún otro de esta marca. Tal vez os ahorréis unos eurillos cada vez que paséis una revisión, pero es una minucia comparado con los dolores de cabeza que te causan cuando hay un problema de verdad. Que mi experiencia os sirva para no caer vosotros en el mismo error. Ya os iré informando de la evolución del caso, pero pinta para largo. De salida, voy a dar de baja todas las mútuas (de asistencia sanitaria y de la casa) que teníamos con Fiatc. Se lo han ganado a pulso. Si este es el trato que tienen con alguien que es cliente suyo, apaga y vámonos. Nos veremos en el juicio.

ACTUALIZACIÓN (9/4/2013): Un día después de publicar este post y de hacerlo circular por las redes sociales, desde Fiatc reaccionaron, tras una llamada al orden de la casa madre de Midas al taller correspondiente, para decirme que aceptaban el peritaje de mi seguro. Hoy he podido recoger mi C2 ya reparado (previo pago de la depreciación pactada por las dos compañías). Aún así, termino satisfecho y quiero felicitar a Axa Winterthur por su buen trabajo en el seguimiento del caso. La moraleja de este caso está clara: quién no llora no mama.

Anuncios

5 pensamientos en “Mi odisea con Midas y Fiatc

  1. Menudo marrón… junta todas las pruebas y a por ellos… ¿tienes pruebas de todo lo que dices? facturas, testimonios del personal de talleres o alguien que pueda testificar a tu favor, burofaxes, etc. Sólo queda que juntes las mayores pruebas posibles y a por ellos, que es una impotencia absoluta.

    • Sí, sí, tengo todas las facturas de las reparaciones y la palabra del perito de mi seguro y del taller que hizo el peritaje (Centro Oficial Citroën). Voy a por ellos sin duda. Gracias por los ánimos! 🙂

  2. saludos Miquel.
    despues de leer detenidamente tu experiencia en un taller midas.
    puedo pensar que tienes razon en la mayor parte de lo que dices,pero no puedo estar de acuerdo en que todos los talleres de esa marca son iguales ya otros tenemos un taller y actuamos de otra manera.
    te recuerdo que las marcas las hacen las personas y no la publicidad.

    • Buenas Javier,

      Creo que en ningún momento de mi exposición he dicho que todos los centros Midas son iguales, es más soy totalmente consciente que son franquicias y que actúan independientemente. Eso no quita que este centro en cuestión se equivocara.

      Un saludo.

  3. Hola, sentimos mucho la experiencia con uno de nuestros Centros. Desde Atención al cliente le agradeceríamos que nos remitiera la documentación para poder hacer seguimiento del tema. Puede llamar al 902 101 351
    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s