Fabriquemos un candidato: Bernardino León

En pleno debate sucesorio por saber quién será el (o la) que ocupe la cabeza de lista del PSOE en las próximas elecciones generales, ayer el diario El País colocaba, sin hacer mucho ruido, una entrevista ‘curiosa’ en su contraportada. No era una entrevista al uso, ni por las preguntas ni tampoco por las respuestas. Era una de esas conversaciones informales transcritas, tal y como podrían definirse el tipo de entrevistas que empezaron a hacer Lluís Amiguet, Víctor Amela y Ima Sanchís en La Vanguardia, y que ahora han importado otras cabeceras. Una de ellas la del grupo Prisa. El entrevistado en cuestión es un desconocido para el gran público, uno de esos personajes que trabajan en la sombra y que se mueven cual pez en el agua tejiendo desde el anonimato. Su nombre, Bernardino León. Su cargo, secretario general de la Presidencia del Gobierno, además de ser el brazo derecho de Zapatero y uno de sus principales asesores. Para los más aficionados a la genial serie americana ‘El Ala Oeste de la Casa Blanca’, estaríamos ante el Josh Lyman de La Moncloa.

Dicha entrevista, en la que León hace aflorar sus dotes de brillantez y rapidez mental, no tendría mayor importancia si no fuera porque suponía la primera aparición en público del denominado como ‘mirlo blanco’ de Zapatero. Para aquellos que no lo sepan, el concepto ‘mirlo blanco’ proviene de una fábula y sirve para señalar a aquel situado en primera posición para ocupar el trono en el momento de la sucesión. Así pues, este mirlo asomó por primera vez la cabeza, y no lo hizo en cualquier medio. Lo hizo en El País. Para aquellos que estuvieran atentos a los diferentes cables que publicó ese mismo medio de comunicación durante el mes de diciembre de 2010, recordarán que en diversos informes se señalaba a León como el miembro del Ejecutivo español mejor valorado por parte de la administración Obama.  No en vano, en la reunión del Club Bilderberg de 2010, ese selecto conjunto de personas influyentes que gobierna el mundo en la sombra (siempre según Daniel Estulin), celebrada precisamente en Sitges, aseguran que se debatió que Bernardino León fuera el elegido para liderar el post-zapaterismo. Y no hay que olvidar las buenas relaciones que ha cultivado este Gobierno con la Casa Blanca (medidas de reducción de déficit, Ley Sinde, etc…).

La cuestión es que, a poco más de un año de las elecciones generales, las opciones dentro del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero son más bien escasas. El Ejecutivo de bajo perfil político que configuró el presidente a su llegada a La Moncloa, y que se vio obligado a reformar hace unos meses, impidió que se forjara algún sucesor a su sombra. Descartando todos aquellos que, por (de)méritos propios se han ido descartando progresivamente de la carrera, la terna de candidatos parece más que clara: un Rubalcaba que todas las encuestas le dan como una derrota menor, un Patxi López que ha conseguido metas muy importantes en el País Vasco pero que nadie sabe cómo sería recibido por el conjunto de votantes socialistas del resto de España, y una Carmen Chacón que, a diferencia de López, sí que parece que se ha ganado el favor de la opinión pública pero que algunos aseguran que desata reticencias en la calle Ferraz.

Ante este panorama y con sólo 13 meses de ventaja respecto a los comicios, las perspectivas no son buenas para los socialistas. Por este motivo no sería descartable que el PSOE optara por una solución más que arriesgada que pasaría por crear un candidato desde cero. Ahí es donde entraría Bernardino. Apoyado por los EE.UU., con la total confianza del actual presidente y sin los lastres visibles de la gestión del actual gobierno. El único peligro es que la maquinaria de Ferraz se arriesgaría a ‘quemar’, políticamente hablando, a alguien señalado para liderar el partido a medio-largo plazo. A pesar de que, viendo las encuestas, ¿pueden realmente las cosas ir peor? Veremos si finalmente el mirlo acaba abandonando el nido antes de hora.

Anuncios

7 pensamientos en “Fabriquemos un candidato: Bernardino León

  1. Pingback: Tweets that mention Fabriquemos un candidato: Bernardino León « Medioplatillo Volante -- Topsy.com

  2. La idea es sugerente, pero…

    1. Un candidato a la presidencia del Gobierno no se fabrica en 13 meses gracias a un solo periódico. Ni a cinco, vamos.

    2. Aunque así fuese, sería muy, muy estúpido quemar a alguien así, porque hay un riesgo enorme de hostia en 2012. Se presente quien se presente, el factor determinante es la economía. Por qué quemar a un buen candidato de futuro ahora, si lo puedes tener como posible para 2016.

    3. Ni una entrevista de contraportada es poner a alguien en la agenda al nivel de un Presidente, ni lo es un cable de Wikileaks. Me gustaría ver una encuesta de reconocimiento de este señor entre la población española, fuera de los cinco freaks de la política. En 13 meses no consigues que llegue ni al 50% ni haciéndole Ministro. Y si lo consiguieses, olería fatal al electorado: una jugada extraña de Zapatero y Blanco. Jugaría en su contra más que en su favor.

    Además de todo eso, la idea está algo tocada por la conspiranoia (¿Bildelberg?) y para aceptarla habría que aceptar que Prisa y Zapatero se llevan bien, y los primeros cumplen los deseos del segundo. Cosa que, después de la legislatura que hemos tenido, me temo que no es así.

  3. Buena reflexión Jorge, encantado de que entres aquí para aportar. Ciertamente es más una intuición que un hecho demostrable. Además es cierto que 13 meses es muy poco tiempo para dar a conocer a alguien. Lo que no me extrañaría es que fuera a listas en 2012 en un sitio avanzado y empezara a forjarse desde la oposición, como ya hiciera el PSOE con Zapatero. Eso ya no lo veo tan descabellado…

  4. Comento aquí como integrante de una agrupación local en Abarán (Murcia), concretamente de un proyecto de gobierno abierto que estamos desarrollando, aunque desde la oposición. Bien, el caso es que este político, un gran desconocido, puede ser perfectamente un as en la manga. Cualquier persona que haya llegado donde él ha llegado tiene opiniones en contra, la política es así y es imposible escapar de las descalificaciones. A su favor, el hecho de tener buenas valoraciones a nivel diplomático (incluso las filtraciones de Wikileaks le dejan en buen lugar… tomando esto con pinzas, claro estça) y quién sabe, todo está por ver. Su formación, trayectoria y principios socialdemócratas inspiran confianza. El post está bien argumentado, aunque coincido que una entrevista no puede interpretarse como parte de una campaña de imagen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s