A Manzano se le acaba el tiempo

Gregorio Manzano está inquieto. O sino, debería estarlo. Sin duda. El aún entrenador del Mallorca (no por mucho tiempo) hace ya meses que dio por terminada su etapa en la isla, casi al mismo tiempo que el club y la afición se cansaron de sus desplantes y su soberbia. Porqué, aunque la prensa de fuera de Mallorca no lo quiera ver y lo cubra a alabanzas, Gregorio Manzano es un personaje nada querido en Palma. Ni mucho menos. Y más de uno se sorprenderá y me tachará de estar en contra de Gregorio y que sus resultados están fuera de toda duda. Sí, yo antes también era uno de esos. Dejadme que me explique.

Es muy fácil valorar la trayectoria de un entrenador en base a los resultados, de hecho es lo que hacen la mayoría de medios de comunicación: así va tu equipo, así de bueno eres. Pero de la misma forma, si tu equipo va mal, te crujen a críticas y eres un mal entrenador, que no sabes motivar a tus jugadores ni ponerlos sobre el campo. A esto se le llama resultadismo y oportunismo, y en España sabemos mucho. Manzano es un entrenador que nunca ha querido ganarse la grada de Son Moix. La criticó duramente en una entrevista en El País, diciendo que no sabían de fútbol y que preferían la paella del domingo. Hasta esta temporada, nunca quiso subir a ningún jugador del filial, prefería tener una plantilla de 20 jugadores (larga para un equipo de Liga y Copa) con fichas astronómicas y, curiosamente, muchas de estas medianías que tiene ahora mismo la plantilla están representados por su mismo representante, Manuel García Quilón. Y dicho esto, nunca se molestó en tener a la complicada prensa de la isla a su favor, sino todo lo contrario. Sólo es necesario recordar aquella lapidaria frase en rueda de prensa “Que somos el Mallorca coño, ¿qué más queréis?”.

Una vez puestos en antecedentes de por qué un entrenador de éxito no es querido en su club (un entrenador que ostenta la tercera ficha más alta de Primera, con 1’6 ME de retribución más incentivos), cabe recordar que Manzano hace ya mucho que se despidió del Mallorca. Fue en febrero, en plena lucha del equipo en Liga, cuando en una entrada en su blog hizo balance y dejó entrever su marcha. Era la crónica de una muerte anunciada.  A partir de ahí se empezó a especular con sus posibles destinos: Sevilla, Villarreal, Valencia… Todos equipos con aspiraciones. Y su caché subió hasta el punto de que en la Premier se fijaron en él. Pero ahora la situación es diferente. El Villarreal renovó a Garrido, ayer el Valencia hizo lo propio con Emery, y hoy sale que Laurent Blanc está cerca de cerrar un trato con Del Nido. Incluso su posible retorno al Atleti, que se había especulado, se esfumó con la consecución de la Europa League por parte de los colchoneros.

¿Y ahora qué hará Gregorio? Obviamente no encontrará club que le pague lo que le da el Mallorca. Sus opciones pasan por una renovación a la baja, que vista la situación es poco probable, o buscarse otro equipo del perfil del Mallorca para iniciar otro proyecto desde cero. Nadie puede dudar de que ‘el profesor’ es un grandísimo entrenador, lo que sí se podría poner en tela de juicio es su calidad como persona.

Anuncios

2 pensamientos en “A Manzano se le acaba el tiempo

  1. Sí, y además su representante hace bien su trabajo y ya se encargó de que le hicieran unos cuantos artículos en medios ingleses… No te extrañe que haga como Roberto Martínez y acabe en un equipo de media tabla… Felicidades por la creación de tu blog y ánimos para mantenerlo al día, que no es fácil!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s