Zapatero vende su alma al diablo…

zp.jpg

Esperada era la sesión plenaria de ayer en el Congreso de los Diputados. En ella, se debía decidir si se desaprobaba la gestión de la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez. Su incapacidad manifiesta al frente de ésta cartera hacia preveer que la cámara parlamentaria apoyaría su destitución. Los votos de PP, ERC, CiU y IU así lo confirmaban antes de la votación. Y se contaba también, aunque no lo hubieran anunciado, con las aportaciones de los otros dos partidos independentistas representados en Madrid: PNV y BNG. Pero no fue así.

Una reunión de Zapatero con el nacionalista gallego Anxo Quintana impidió la destitución de la ministra. El jefe del ejecutivo español concedió al presidente de la Xunta una serie de transferencias para su comunidad (transferencias, por otra parte, muy ridículas comparadas con las que están consiguiendo comunidades como Catalunya) a cambio de proteger a Álvarez. Y así fue. Quintana se vende a sí mismo como triunfador de la negociación, y la ministra sigue con su postura de diosa griega, ninguneando a cuantos le da la gana. Pero ¿y ZP?¿Dónde queda el presidente?

Una vez más Zapatero se ha visto acorralado por su incapacidad de pactar un Gobierno cuando ganó las elecciones. El jefe del ejecutivo ha ido haciendo pactos puntuales que no han hecho más que dejar de manifiesto su poca firmeza y estrategia. Ha ido cediendo poco a poco en temas más o menos importantes que han hecho caer su imagen en picado, y además en el peor momento.

El problema de ZP es que es amigo de todos… y enemigo también de todos. CiU, ERC, PNV… Todos le quieren paa negociar, pero no se fían un pelo de sus movimientos. Y esto le puede pasar factura de cara a las elecciones de marzo. Ha desmotivado a su electorado, se ha desgastado en el poder demasiado rápido (fruto de no pactar al principio como debería haber hecho) y puede que si el elctorado socialista se queda en casa en lugar de ir a votar (y no como pasó en las anteriores elecciones) podría perder incluso la Moncloa. Todo por no haber sabido cuidar sus alianzas, tan importantes en política. Todo por hacer un pacto con el diablo. O unos cuantos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s