Los politiqueos de Laporta

laporta-y-mas.gif
Un día de junio de 2003, un casi desconocido abogado barcelonés llamado Joan Laporta salió elegido como presidente del Barça tras unas apretadas elecciones con Jaume Bassat. Laporta llegaba con un equipo de la denominada generación puntocóm, dispuesto a ‘cambiar’ el fútbol: en contra de como se hacía habitualemente, su modelo de gobierno radicaba sobre diversas personas (para evitar un modelo similar al de Josep Lluís Núñez y Joan Gaspart). Sus gregarios Ferrán Soriano en lo económico y Sandro Rossell en lo deportivo auguraban tiempos de bonzanza para el barcelonismo (que poco después se cumplieron).

Pues ahora de todo eso en Can Barça no queda nada, o casi nada. La misma directiva que salió elegida en 2003 ha metamorfoseado, cual protagonista de Kafka, en una especie de cucaracha que no hace más que llamar la atención siempre que puede. De hecho, el desastre del año pasado del Barça comenzó en la propia directiva, al denominar en agosto al equipo como ‘el de las 7 copas’ y que en julio no se llevó más que dos (y de poca importancia como la Supercopa española e insignificante como la Copa Catalunya).Laporta es todo aquello que le criticaba a Núñez desde la plataforma ‘El Elefant Blau’: es autoritario, no le gustan las críticas y quita de su lado a todos aquellos que no hacen todo lo que él quiere.

Sus sonados desnudos en los aeropuertos; sus pulsos de autoridad con la selección brasileña (probablemente acertados en el fondo, pero no en la forma); sus continuas salidas de tono inmiscuyéndose en temas espinosos como la independencia de Catalunya; su relación más que sospechosa y llena de intereses con el presidente de la Federación Ángel María Villar; la forma con la que despidió al excelente ‘ideólogo’ de este Barça, Sandro Rossell; sus malas artes con la prensa deportiva que no le ‘baila el agua’ (como hace el diario Sport)…

Todas estas razones y muchas otras son las que avergüenzan al barcelonismo de tener un presidente que cada vez se mete más en temas políticos y que tiene clarísimo que en la próxima legislatura estará en las listas municipales de algún partido. El gran José María García decía siempre que los presidentes de los clubes de fútbol debían estar en su puesto para servir, y no para servirse. Pues bien, el señor Laporta se lleva un buen plato de vanidad y popularidad antes de iniciar su andadura política. Esperemos que se vaya pronto…

P.D.: Para que vean como tratan a Laporta en el Sport, lean este ‘baño y masaje’ de entrevista, en la que su buen amigo y director del periódico Lluis Mascaró le hace todas las preguntas que el presidente querría oir en las ruedas de prensa.

http://www.sport.es/default.asp?idpublicacio_PK=44&idioma=CAS&idnoticia_PK=439369&idseccio_PK=803

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s