Mi odisea con Midas y Fiatc

Hoy no vengo a hablaros de política, de deporte o de periodismo, temas recurrentes en este blog. Hoy os hablaré de un caso real que me ha ocurrido en primera persona y que, si no cambia mucho la cosa, acabará en una demanda contra Midas en los tribunales.

Los hechos son los siguientes: el día 1 de octubre llevé mi Citroën C2 a pasar la revisión rutinaria: revisión de filtros, aceite… Que todo estuviera bien. Y vaya si lo estaba que el propio propietario del taller Midas de República Argentina (en Barcelona), Isaac, me dijo “este coche está de puta madre” (literal). No podía ser de otra forma: era de 2004 sí, pero siempre había pasado las revisiones puntualmente (en Midas), llevaba  solo 40.000 Km. y había dormido siempre en garaje. Que el coche estaba nuevo, vaya. Aboné los 178€ de mi factura y me fuí contento con mi coche, seguro de que estaba como una roca.

La catástofre llegó a los pocos días (5 para ser más concreto). Hasta ese día, el coche solo había recorrido el trayecto del taller al parking (poco más de 1 Km.) y algún trayecto corto. Nada más. Ese domingo, yendo por la Ronda de Dalt, el coche de repente empieza a hacer un ruido rarísimo y de repente se para en medio de la calzada al mismo tiempo que saca una nube de humo blanco por el capó y aceite por el tubo de escape. Asustados, dentro de un túnel de la Ronda barcelonesa, esperamos a que vinieran las asistencias. Era todo rarísimo: no hacía ni cinco días que se había revisado pero el motor había dicho basta. El primer diagnóstico fue que el turbo se había estropeado y había rebentado el motor. Pero no me lo creí, me extrañaba que eso pudiera pasar, y le pedí a la compañía que me lo peritara. Cuál fue mi sorpresa al ver que cuando el perito le midió el aceite al motor muerto de mi C2, encontró que el nivel era dos veces superior al máximo permitido. Es decir, o pusieron el aceite nuevo sin quitar el viejo o bien pusieron dos veces el nuevo.

Aquí empezó verdaderamente mi odisea de peritajes, coche arriba y abajo pagando grúas y discusiones con el dueño del taller. Al hablar con él, con su mecánico delante, él no me negaba lo que yo había visto con mis propios ojos (que se habían equivocado con el aceite), pero le parecía raro. Un peritaje más exhaustivo en el Taller Citroën de Badal reveló que así había sido, había habido error humano. Durante tres meses, el perito de la compañía que tiene el seguro con ese taller Midas, Fiatc, demoró al máximo la exploración del coche. Primero decían que no querían verlo, luego ponían pegas alperitaje inicial, y al final, después de 3 meses de discusiones en las que en muchas ocasiones tenía que llamar yo a las dos partes (perito y taller) para que se pusieran de acuerdo, parecía que se habían entendido. Nada más lejos de la realidad: en el último momento el perito de Fiatc intervino para pedir la pérdida total del vehículo. Para los que no entendáis de estos términos, Fiatc dice que el coche no valía la reparación de casi 4.000 euros que se había presupuestado desde el taller oficial de la marca y ofrecían menos de 2.000 euros. Por tanto, están aceptando que la culpa es de su representado pero se niegan a aceptar que un coche de 40.000 km. tenga arreglo.

Ahora os escribo poco después de haber hablado con mi aseguradora, Axa, que realmente ha hecho un buen trabajo y a los que no tengo nada que repreochar. Parece que el siguiente paso a ejercer será presentar una demanda judicial que quién sabe cuándo será resuelta. Mientras tanto, el que se encuentra sin coche soy yo, con todos los problemas que eso me conlleva. Realmente nunca tuve ganas de ir contra Midas, desde el primer momento Isaac (el que os he dicho que era dueño del taller) me dijo que si había sido error suyo ellos pagarían, que para algo estaba el seguro. Además, siempre había tenido un trato muy cordial y amable con ellos. Pero a las marcas las conoces no cuando las cosas bien, sinó cuando van mal. Y ahora que yo tengo un problema grave, pues Citroën me dice que no puede tener más tiempo el coche desmontado en su taller, seré yo quién corra con todos los gastos de montaje de un coche sin motor y llevarlo a un sitio donde no moleste mientras se espera el juicio. Una situación rocambolesca que pone de manifiesto la desprotección que tiene el usuario en este tipo de casos.

Una vez expuesto el caso, solo os puedo recomendar que no llevéis más el coche a este taller, y seguramente a ningún otro de esta marca. Tal vez os ahorréis unos eurillos cada vez que paséis una revisión, pero es una minucia comparado con los dolores de cabeza que te causan cuando hay un problema de verdad. Que mi experiencia os sirva para no caer vosotros en el mismo error. Ya os iré informando de la evolución del caso, pero pinta para largo. De salida, voy a dar de baja todas las mútuas (de asistencia sanitaria y de la casa) que teníamos con Fiatc. Se lo han ganado a pulso. Si este es el trato que tienen con alguien que es cliente suyo, apaga y vámonos. Nos veremos en el juicio.

ACTUALIZACIÓN (9/4/2013): Un día después de publicar este post y de hacerlo circular por las redes sociales, desde Fiatc reaccionaron, tras una llamada al orden de la casa madre de Midas al taller correspondiente, para decirme que aceptaban el peritaje de mi seguro. Hoy he podido recoger mi C2 ya reparado (previo pago de la depreciación pactada por las dos compañías). Aún así, termino satisfecho y quiero felicitar a Axa Winterthur por su buen trabajo en el seguimiento del caso. La moraleja de este caso está clara: quién no llora no mama.

Anuncios

Revitalitzar la política

El president de la Generalitat de Catalunya plantejava el passat dimarts quelcom innovador a l’Estat espanyol: un referèndum. Una consulta al poble sobre un tema cabdal que influirà en la resta de la seva història, sigui quin sigui el resultat. I vet aquí que, d’un temps ençà, a Catalunya ja només es parla de política: que si has llegit aquest article, que si has vist el que diu aquest, que jo sóc independentista, jo federalista… Sigue leyendo

Mallorca, el nuevo Springfield

Hace ya unos cuantos años, la ácida serie americana ‘Los Simpsons’ retrataba en uno de sus capítulos como, por culpa de la mala gestión de las arcas públicas que hicieron los dirigentes políticos (entre ellos el gran Homer Simpson), Springfield acababa siendo el destinatario de toda la basura de EEUU. La exageración llegaba al punto de que los ciudadanos debían trasladar todo el pueblo para no vivir inundados de residuos. Pero como siempre ocurre, la realidad supera a la ficción y el papel de la insituable ciudad americana acabará interpretando de manera muy similar Mallorca: nos tocará comer mierda unos cuantos (muchos) años. Sigue leyendo

Un 25-S, no un 23-F

Hace días que nos quejábamos de la inactividad de un pueblo que veía como sus gobernantes lo llevaban hacia el precipicio y ni siquiera se quejaban. Se limitaban a ser meros espectadores de una farsa que les empobrecía y recortaba sus derechos sociales hasta límites insospechados. Pues bien, parece que algo está cambiando: desde diversos sectores de la sociedad se está convocando el movimiento 25S, que pretende rodear el Congreso de los Diputados hasta que se disuelva la cámara baja y se inicie un proceso que redacte una nueva Constitución. Sigue leyendo

La culpa es de las Comunidades Autónomas

Funciona como una máquina de intoxicación masiva, una de esas verdades que se extienden sin que nadie sepa cómo pararlas: la culpa del déficit de España es de las CC.AA. Un mensaje dirigido desde el Gobierno del Estado que los amigos de lo autonómico y soberanista (como pueden ser medios como La Razón o ABC, o personajes como Aguirre o Cospedal) es como una bendición. Ya tienen su caballo de batalla.

Lo más curioso es cuando uno se pone a mirar las cifras, aunque sea por encima y sin profundizar, y empieza a buscar de dónde sale realmente el problema español. Y se encuentra que del total del déficit 54.739M € sobre 91.344M € provienen de la administración central. Un 60% redondo del total del déficit español. Por el contrario, sólo un 35% es por culpa de las administraciones autonómicas. ¿Sorprendidos? Pues no lo deberíais estar: esos mismos que se cansan de repetir aquello de que el problema es que muchas administraciones periféricas ofrecen servicios por duplicado, acaban haciendo lo mismo. Sigue leyendo

Estos chorizos rojos

Decía Otto Von Bismarck que “los grandes políticos deben su reputación, cuando no a la pura casualidad, a circunstancias que ellos mismos no podían prever”. Esta frase, que podría interpretarse de una forma positiva, tiene desgraciadamente una vertiente negativa en nuestro país. Desde hace unos años, un altavoz enorme se ha colado en la sociedad y marca desde los informativos y periódicos, a las campañas electorales: se llama Twitter. Esta red social, que empezó siendo un lugar de ingenio y reflexión, ha ido convirtiéndose progresivamente en un campo de batalla en el que lo que menos importa son las ideas propias, sino atacar y destruir las del prójimo. Un espacio en el que cada tweet es rebatido, a veces de forma educada, otras menos. Da igual que se hable de fútbol, de cine, o más aún, de política. No se acepta la discrepancia ni el pensar diferente, solo imponer los valores propios. Para sintetizar un poco: la España real ha llegado a Twitter. Sigue leyendo

Enric González: Cosas que no me creo

Os creéreis que he comprado acciones de JotDown magazine o algo así, pero la verdad es que no es así. Lo que ocurre es que han conseguido reunir a un elenco de plumas que subrayan con una gran determinación el estado en el que se encuentra España. este artículo de Enric González es ciertamente indispensable para cualquiera. Desmontando falacias que se han convertido en verdades a base de repetirse. Sigue leyendo